El niño de la Cuchilla

Es una manifestación religiosa que se celebra el 28 de diciembre en el municipio Zea del estado Mérida. Según monseñor Baltazar Porras, la imagen que se venera en el Santuario del Santo Niño de La Cuchilla “une la Navidad con la Semana Santa y es la expresión de la tradición hispana, desde el siglo XVII”.

¿Qué es el niño de la cuchilla en Venezuela?

Se llama Santo Niño de la Cuchilla por la zona donde se venera la imagen, justo en el filo de la montaña que divide los estados Mérida y Táchira. Los responsables de su custodio es la Arquidiócesis de Mérida.

Está hecha de alabastro, representa al divino recién nacido, recostado en la losa del sepulcro con el mundo en la mano, y la cabeza reclinada sobre el brazo derecho en actitud durmiente, con una calavera por almohada. Su tamaño es de 10 cm aproximadamente.

Niño de la cuchilla

Niño de la cuchilla en paradura del 31 de diciembre

¿Quien aprueba esta tradición del niño de la Cuchilla?

La tradición oral aprobada por las autoridades eclesiales, relata que tras la expulsión de las Hermanas Clarisas por el gobierno de Antonio Guzmán Blanco, estas huyen a Colombia dejando a la familia Hernández la imagen del niño en gratitud por el hospedaje recibido y la mula.

La familia Hernandez coloca al niño de la cuchilla en el altar de un cuarto pequeño, donde la gente frecuentaba a pedir favores y a pagar las promesas ofrecidas. La iglesia fue construida por la creciente fe y tras los milagros pregonados en la comunidad de Zea.

¿Cómo es el altar?

El altar es de un metro de altura, ubicado en una superficie superior de concreto. Este es un lugar de culto, por tanto su forma arquitectónica se desarrolla a partir de la liturgia. Se accede desde una plazoleta, con amplias áreas verdes. Las camineras parten de las esquinas hasta el centro, donde se llega al atrio, su forma es en planta rectangular, un pasillo central, con bancos a ambos lados para que los fieles puedan sentarse y arrodillarse.

El ritual al Niño de la Cuchilla inicia con la celebración de la misa precedida por el Obispo de Mérida y el encendido de las luces, luego realizan la bajada del niño el día 31 al templo de Las Mercedes. El santuario es un imán cada 6 de enero para lugareños y turistas de todas las regiones y del vecino país Colombia, cuando se celebra en Zea la peregrinación para la subida del niño a su santuario que han bajado en diciembre.

Según el portal especializado en turismo Viajar a Colombia, esta imagen también cuenta con una ferviente devoción en el país vecino, siendo trasladada desde el municipio de Zea hasta Durania, una región situada al norte de Santander (Colombia).

A su paso por este pequeño municipio de unos 180 km2, la imagen recibe el cálido saludo y fervor de los lugareños, para después volver a la capilla de Cuchilla.

Curiosamente el nombre de Zea proviene de uno de los próceres más importantes de la independencia, Francisco Antonio Zea, que además era de origen colombiano.

Esta tradición es una de las más grandes del estado Mérida.

Deja un comentario